Ocho tradiciones para celebrar la Navidad en el mundo

Texto por
Elizabeth Warkentin, autora de Lonely Planet
Navidad en Bruselas, Bélgica
Carlos Alkmin / Getty Images

Celebraciones de todo el mundo para festejar la Navidad

Llega la Navidad y con ella, un sinfín de tradiciones. Si el lector alguna vez se ha preguntado a quién se le ocurrió meter un abeto en casa por primera vez para celebrar la Navidad, o de donde vienen los calendarios de adviento, este artículo repasa algunas tradiciones populares de las fiestas navideñas –y otras menos conocidas– según sus países de origen.
 

Mercadillo navideño en Tallin

Tanto Tallin como Riga afirman haber sido las primeras en poner el primer árbol de Navidad público. © Chris Bladon / Getty Images

 

¿Dónde se puso el primer árbol de Navidad?

La costumbre de poner un abeto en casa durante el solsticio de invierno era muy común entre los europeos paganos. En Escandinavia la gente decoraba sus hogares y graneros con elementos vegetales para el Año Nuevo, con la intención de protegerse de los malos espíritus. Como los árboles de hoja perenne simbolizan la vida eterna, esos ornamentos vegetales ayudaban a los europeos a visualizar la llegada de la primavera. Entre los paganos la adoración de los árboles era algo muy común, y decoraban árboles vivos al aire libre con velas y ornamentos que representaban el sol, la luna y las estrellas en el árbol de la vida. 

No se sabe exactamente cuando los cristianos empezaron a utilizar abetos como árboles de Navidad, pero las ciudades de Tallin, en Estonia, y  Riga, en Letonia, se disputan el primer uso documentado de la existencia de un árbol público durante las fiestas de Navidad  y Año Nuevo.

 

Fiestas navideñas hasta la madrugada

Las fiestas de réveillon pueden durar hasta el alba, si uno tiene fuerzas para ello. © Pavels / Shutterstock

 

Fiesta navideña de 'réveillon', en Québec 

En Québec las familias francoparlantes celebran la Navidad en Nochebuena. Es un evento que va de la noche al alba del día siguiente, de ahí que lo llamen réveillon, un término que deriva de réveil, ya que su participación implica permanecer despierto hasta más allá de medianoche. La tradición nació en Francia y su celebración es parecida a la que tiene lugar en Nueva Orleans

Tradicionalmente las familias asistían primero a la misa de medianoche y después regresaban a sus casas para prepararse para la cena. Allí aparecía mágicamente Papá Noel para entregar regalos. Tras abrir los regalos, la familia se sentaba a la mesa para disfrutar de un copioso banquete a base de tourtière (pastel de carne picada), puré de patata, pavo relleno y coquilles Saint-Jacques (vieiras), seguido de un bûche de Noël (tronco de Navidad) y un dulce y tentador sucre à la crème (una especie de turrón, elaborado con azúcar y crema). Los que se tenían en pie después de la comilona seguían la fiesta hasta el amanecer.

 

Fiesta de las velitas, una tradición colombiana

La Noche de las Velitas es una pintoresca y afable celebración colombiana de las fiestas navideñas. © oscarhdez / Shutterstock

 

Inicio de la Navidad con la Noche de las Velitas, en Colombia

La noche del día 7 de diciembre Colombia rinde homenaje a María y a la Fiesta de la Inmaculada Concepción con una entrañable celebración de luz que marca el inicio de la temporada navideña. Los colombianos iluminan sus hogares y sus calles con millones de velas blancas y de colores en farolillos de papel. 

La Noche de las Velitas era antaño una celebración íntima y familiar, pero con el paso de los años las decoraciones se han ido volviendo más creativas y sofisticadas, y cada vez se usan más luces eléctricas. La celebración se ha vuelto más pública, con música y fuegos artificiales, además de mercados de especialidades gastronómicas.

Algo similar se puede ver en Santa Fe, Nuevo México, donde una tradición navideña muy querida es el Farolito Walk que sube Canyon Road. Aquí la costumbre manda llevar sencillas bolsas de papel con un poco de arena y lamparillas de aceite.

 

Ganna, o Navidad en el 7 de enero, en Etiopía 

Otros personajes populares de la Navidad son los tres reyes magos, o los tres sabios, que viajaron a Belén “desde Oriente”, siguiendo una milagrosa estrella fugaz que los fue guiando para que pudieran rendir homenaje al Niño Jesús. Por lo general se cree que aquellos tres reyes magos procedían de Asia, Europa y Etiopía; pero muchos etíopes creen que los tres (hay quien dice que eran 12) eran etíopes. 

Hoy los etíopes que siguen el calendario juliano celebran la Navidad el 7 de enero. La llaman Ganna o Genna, y se visten de blanco para la ocasión. Muchos suelen lucir la tradicional netela, una fina pieza de algodón con franjas de colores vivos en los extremos. Se usa como un chal o una toga, y mucha gente la lleva con un aspecto de lo más regio. 

 

Calendario de adviento con sorpresas

Los calendarios de adviento son originarios de Alemania, pero no empezaron a tener sorpresas hasta finales de los años cincuenta. © Mahony / Shutterstock

 

¿De dónde vienen los calendarios de adviento?

Adviento, que viene del latín adventus y significa “llegada”, es el período de tiempo que empieza cuatro domingos antes de Navidad y termina el 24 de diciembre. En el s. XIX los protestantes alemanes contaban los días que faltaban hasta Navidad trazando 24 líneas con tiza sobre una puerta y borrando una por cada día que pasaba durante el mes de diciembre. Los calendarios de adviento en papel se hicieron populares en Alemania a principios del s. XX, cuando Gerhard Lang, posiblemente el productor del primer calendario de adviento impreso, empezó a imprimirlos a gran escala. Inspirado por un calendario que había hecho su madre, Lang diseñó uno con ilustraciones sobre una base de cartulina y le añadió puertecillas que podían abrirse para contemplar las ilustraciones que había debajo. Sus calendarios de adviento tuvieron un gran un éxito comercial, pero no fue hasta finales de los años cincuenta que empezaron a incluir chocolatinas.  

Hoy, durante la temporada navideña, se pueden ver incluso calendarios de adviento gigantes en las fachadas de muchos edificios de las grandes ciudades europeas. Algunos de los más bonitos suelen estar en Hattingen, en Renania del Norte-Westfalia, Alemania; Bernkastel-Kues, en el Valle del Mosela, también en Alemania; y en el casco antiguo de Innsbruck, en Austria.

 

Poinsettias, la flor de navidad

Además de que tienen colores muy navideños, regalar poinsettias es una costumbre que tiene sus orígenes en el catolicismo. © Charlotte Bleijenberg / Shutterstock

 

¿Por qué regalamos poinsettias en Navidad?

Las poinsettias rojas o Flores de Pascua, que florecen en invierno, son plantas propias de Centroamérica, en concreto del sur de México, de la zona de Taxco de Alarcón y del estado de Oaxaca.

Cuenta la leyenda que una muchacha mexicana pobre no tenía nada que ofrecerle al Niño Jesús en la misa de Nochebuena salvo un ramo de malas hierbas. Cuando se arrodilló para depositarlo frente al pesebre, las malas hierbas se convirtieron en preciosas flores rojas. Desde entonces, las flores rojas, a cuyas hojas se les atribuye la forma de la estrella de Belén, son también conocidas como Flores de Nochebuena o Flores de la Santa Noche, y se han convertido en sinónimo de Navidad.

 

El ritual navideño de la Quema del Diablo, en Guatemala

Los guatemaltecos practican un ritual navideño único en el mundo. Durante la puesta del sol del día 7 de diciembre, la vigilia de la Fiesta de la Inmaculada Concepción, se reúnen en ciudades y pueblos de toda Guatemala para quemar una efigie del diablo. Esta tradición se estableció en el s. XVII, cuando la gente creía que al quemar una efigie del maligno sus hogares se limpiaban de los malos espíritus y las desgracias sufridas durante el año anterior. 

Hoy la gente se reúne en las plazas y enciende una hoguera para quemar al diablo, que suele ser una piñata, a las 18.00 en punto del día 7 de diciembre. Hay puestos ambulantes que venden cuernos de diablo y petardos, y mucha gente se disfraza de demonio. Después las familias se juntan para comer buñuelos y beber ponche caliente de frutas.

 

Basílica de Santa Maria Maggiore, en Roma

La basílica de Santa Maria Maggiore, en Roma, donde la Misa del Gallo es toda una institución. © Martin Moos / Lonely Planet

 

¿Dónde se celebró la primera Misa del Gallo? 

La tradición que ha llegado hasta nuestros días cuenta que la Misa del Gallo nació en el moderno Israel. A finales del s. IV, un peregrino cristiano procedente de Roma reunió a un grupo de cristianos en una vigilia en Belén la noche del 5 de enero (Nochebuena, según la tradición de Oriente). A aquella vigilia le siguió una procesión con antorchas hasta Jerusalén, que culminó con un encuentro al alba. 

Cuando se construyó la basílica de Santa Maria Maggiore, en el s. V, el papa Sixto III instituyó una Misa del Gallo en la capilla, una tradición que hoy está extendida por países cristianos de todo el mundo.

 

 

Más opciones para celebrar la Navidad:

Blanca y dulce Navidad en los mercados de Baviera

Pasar unas Navidades diferentes en Costa Rica

Nuestras guías