Explorar Oporto sin gastar un euro

Texto por
Txell Moreno
Oporto, Portugal
Rob_van_ Esch_Shutterstock

Propuestas gratis para rendirse al encanto de Oporto

Bañada por el Duero, la bella ciudad portuguesa invita al viajero a explorarla sin artificios y de forma gratuita, haciendo hincapié en sus pequeños detalles, aquellos que hacen que la ciudad de Oporto sea única y especial.

Oporto

 

Es fácil rendirse al encanto de Oporto y a esa atmósfera a ritmo de tranvías, fados y hospitalidad local que encuentra en la rica gastronomía y los vinos de la región a sus mejores aliados.


Oporto en el plato: un día perfecto en la capital gastronómica de Portugal

 

Oporto, la ciudad del Duero, vive un momento de plenitud al que sumarse dejando a un lado la cartera, con una selección de propuestas gratuitas para todos.

 

Ración de arte y música en la iglesia y Torre de los Clérigos

Iglesia y Torre de los Clérigos, Oporto, Portugal © illpaxphotomatic / Shutterstock Iglesia y Torre de los Clérigos, Oporto, Portugal © illpaxphotomatic / Shutterstock

Se trata de uno de los referentes de la ciudad, un atractivo conjunto monumental de estilo gótico que cuenta con la torre más alta de Portugal, de 76 m de altura. Si bien es cierto que acceder a la iglesia es gratis, subir a la torre y disfrutar de privilegiadas panorámicas de la ciudad tras superar más de doscientos escalones tiene un precio (3 €) más allá del desgaste físico. Ahora bien, si se visita alrededor del mediodía, se disfrutará gratis de los conciertos de órgano que tienen lugar a diario.

 

 

Guía Oporto de cerca

 

Las mejores vistas en el Miradouro da Serra do Pilar

Para disfrutar e inmortalizar panorámicas memorables de la ciudad basta con cruzar el puente D. Luis I y acercarse hasta este mirador desde donde se divisan las murallas de la ciudad, su catedral, su estuario, sus casas de colores… Y gratis.

 

Admirar la arquitectura contemporánea de Oporto

Casa da Musica, Oporto, Portugal © vidalgo / Shutterstock Casa da Musica, Oporto, Portugal © vidalgo / Shutterstock

Oporto puede presumir de proyectos de vanguardia capaces de atraer a todo amante de la arquitectura. La impronta de grandes referentes de los últimos tiempos puede apreciarse acercándose a la Fundação de Serralves, obra de Álvaro Siza; a la imponente terminal de cruceros de Leixôes, obra de Luis Pedro de Silva; a la Casa da Música, cuya forma de prisma irregular lleva el sello del holandés Rem Koolkaas; o a la próxima estación de metro Casa da Música, del portugués Eduardo de Souto de Moura.

 

Ir a la estación de Porto São Bento sin necesidad de tomar el tren

Estación de São Bento, Oporto, Portugal © Benny Marty / Shutterstock Estación de São Bento, Oporto, Portugal © Benny Marty / Shutterstock

Situada en el centro de la ciudad, esta construcción de principios del s. IX levantada sobre los restos de un antiguo convento es de visita obligada para todo aquel que viaja a Oporto. Y no porque deba tomarse ningún tren, sino porque la belleza de su vestíbulo, decorado con más de 20 000 azulejos que reproducen escenas de la historia lusa, es irresistible para el objetivo de las cámaras. Una verdadera joya artística al alcance de todos.

 

Adentrarse en Casa Oriental

Situada en la rua Campo dos Mártires da Pátria, esta tienda con gran personalidad es una de las más antiguas de Oporto. Entrar en Casa Oriental es penetrar en la historia comercial de la ciudad, cuando se vendían productos traídos de tierras lejanas. Aún hoy conserva en su fachada una pintura mural de la época colonial portuguesa y en el exterior cuelgan, según dicen los propios portuenses, los mejores bacalaos en salazón de la ciudad.

 

Relajarse en los jardines del Palacio de Cristal

Palacio de Cristal, Oporto, Portugal © saiko3p / Shutterstock Palacio de Cristal, Oporto, Portugal © saiko3p / Shutterstock

Para desconectar del ajetreo urbano y disfrutar de un entorno apacible y atractivo, este pulmón verde provisto de lagos, fuentes, aves y rosaledas es de acceso gratuito y brinda la oportunidad de sentarse, ver la gente pasar y disfrutar de las vistas al Duero que regalan sus miradores. Abiertos desde 1860, hoy los jardines no alojan ningún palacio de cristal (si bien antaño lo hubo y dio nombre al lugar) pero sí el multifuncional Pabellón Rosa Mota que acoge algunos de los eventos que se celebran en la ciudad.

 

Cita con la historia gráfica en el Centro Português de Fotografia

De acceso gratuito, el Centro Português de Fotografia es una de esas sorpresas que pocos se esperan. Ocupa el edificio de la antigua Prisión de la Relación (Cadeia da Relação). Junto a su muestra permanente plagada de artilugios y muestra gráfica de la historia de la ciudad, se exhiben exposiciones temporales con obras de artistas contemporáneos con un importante trasfondo.

 

Domingos culturizados en Serralves

Fundação Serralves, Oporto, Portugal © TasfotoNL / Shutterstock Fundação Serralves, Oporto, Portugal © TasfotoNL / Shutterstock

El primer domingo de cada mes y antes de las 13.00, el acceso a las exposiciones del Museo de Arte Contemporáneo de Serralves y los jardines adyacentes son gratuitos. Una excelente oportunidad, para disfrutar de las innumerables propuestas culturales que brinda el espacio, así como pasear por sus amplios y atractivos jardines.

 

Tesoros que marcan tendencia en el barrio de Ribeira

Siempre es atractivo pasear por Ribeira dejándose encandilar por su carácter romántico y otras excelencias que le hacen merecedor de ser Patrimonio Mundial de la Unesco. Entre sus calles, además, se encuentran enclaves como Armazem, un espacio multidisciplinar que ocupa un antiguo almacén y en el que se dan cabida antigüedades, tiendas de moda y diseño vintage y restaurantes.

 

 

PDF del capítulo de Oporto de la guía de Portugal

 

Atardecer en Oporto o en la desembocadura del Duero

Atardecer en Oporto, Portugal © Martin Lehmann / Shutterstock Atardecer en Oporto, Portugal © Martin Lehmann / Shutterstock

Para despedir el día, nada mejor que ver el atardecer. Acercarse hasta la desembocadura del río Duero para ver como el sol se pone frente al mar es un buen plan (y gratis). Se puede ir paseando por la ribera en dirección al faro de San Miguel O Anjo, que aunque queda lejos para ir caminando, siempre uno puede detenerse y simplemente disfrutar del espectáculo desde cualquier punto.

 

Con el Atlántico a las espaldas y atravesada por el Duero, Oporto sigue sorprendiendo:

Pedalear por Oporto hasta el Atlántico

Los secretos mejor guardados de Oporto

Nuestras guías