Día 4

Levantándose temprano, el viajero tendrá tiempo de completar la visita del archipiélago. Lo mejor es empezar con la selecta Panarea, con sus boutiques, restaurantes de moda y hoteles de lujo. Dando un paseo por el pueblo, se llega hasta Punta Milazzese,un promontorio coronado por un poblado prehistórico formado por 23 cabañas. Luego se baja hasta Cala Junco, una playa de piedras resguardada por altos acantilados. Hay varios senderos naturales fascinantes; pero no hay que invertir mucho tiempo si el plan es embarcarse hacia la vecina Estrómboli para admirar la actividad piroclástica del cráter del volcán, tal vez contratando un viaje en barco frente a la Sciara del Fuoco.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.