Lo mejor del oeste

Lo mejor del oeste

En una semana se puede ir más allá del popular Círculo Dorado y del concurrido suroeste. Al noroeste de Reikiavik se halla la Islandia occidental, menos visitada, rebosante de historia y grandes paisajes con campos de lava, amplios fiordos y extensiones heladas, que amplifica la sensación de soledad que ofrece la isla.

Se empieza en Reikiavik, aclimatándose en los museos, cafés y bares de la ciudad. Después se completa el Círculo Dorado en un día, visitando el brillante Gullfoss, el imponente Geysir y el histórico Parque Nacional de Þingvellir, donde se observa la separación de las placas continentales. Si hay ganas de aventura, se puede ir al interior por el bacheado corredor del Kaldidalur para disfrutar de espectaculares vistas a través de pináculos helados. En Langjökull se puede explorar su túnel y sus cuevas o probar actividades como ir en motonieve o trineo de perros. Se sale por el alto Borgarfjörður, donde se puede pasar una tranquila noche en el campo y explorar enormes tubos de lava. Otra opción es ir a Borgarnes, en la ruta de la costa, y descubrir las sagas en el excelente Settlement Centre.

Después se recomienda la maravillosa península de Snæfellsnes. Se empieza montando a caballo en la bahía de Breiðavik o viendo el curioso cañón Rauðfeldsgja. Entonces se va al oeste hasta Arnarstapi y se sigue el sendero de la costa a Hellnar o se hace un circuito del glaciar Snæfellsjökull, explorando el mítico centro de la Tierra de Julio Verne. La zona es parte del Parque Nacional Snæfellsjökull y ofrece numerosos senderos por acantilados llenos de aves, cráteres volcánicos, tubos de lava y terrenos de flora endémica protegida.

En la punta de la península, cerca de Öndverðarnes, se pueden ver manadas de orcas o embarcarse en un circuito de observación de ballenas o de frailecillos cerca de Grundarfjörður. En la cautivadora Stykkishólmur se pueden visitar museos interesantes y comer ricos mejillones. Si el tiempo lo permite, se puede ir con el ferri Baldur hasta la pintoresca isla de Flatey; es un gran modo de desconectar del mundo antes de regresar a la capital.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Encuentra la mejor época para ver las auroras boreales © Getty Images.

El verano trae multitud de visitantes que quieren viajar por carretera, caminar o divertirse con la permanente luz diurna, mientras que el invierno es la época de las aventuras árticas, de ver auroras boreales o de bañarse en una piscina

Encuentra la mejor época para ver las auroras boreales © Getty Images.
Desde el extremo suroeste de Islandia es fácil llegar a algunos de los lugares más representativos del país © Creative Family / Shutterstock.
En Islandia, todas las distancias se miden desde Reikiavik. Desde la capital se puede acceder a las distintas rutas para conocer los lugares más icónicos del país como el Parque Nacional de Pingvellir, la Cascada Gullfos o el Geysir. Algunas de ellas se pueden hacer en un día, otras requieren adentrarse en el terreno gracias a la carretera de circunvalación para poder visitar lugares tan mágicos como las cuevas del glaciar de Langjökull. Aquí encontrarás las mejores rutas para hacer desde Reikiavik en tu viaje.
Coche cruzando un puente © HRAUN / Getty Images.
Islandia es un país de paisajes inmensos comprendidos entre volcanes y montañas heladas. Es importante encontrar la mejor forma para recorrer sus carreteras y conocer las mejores formas de acceder a los lugares más remotos. En automóvil o autocaravana se puede recorrer Islandia libremente y al ritmo que uno prefiera; Los autobuses recorren el país de forma económica; El avión se ha convertido en una forma de transporte a la altura del coche; Conocer el país en bicicleta es toda una aventura y los Ferrys permiten conocer islas en las que están prohibidos los coches.