La carretera de circunvalación

La carretera de circunvalación

A pesar de ser una tierra tan agreste y maravillosa, la mayor parte de Islandia es muy compacta. La clásica ruta por la carretera de circunvalación pasa por los puntos de interés más populares y con un poco de tiempo extra se le puede añadir un sinfín de aventuras.

Se empieza en Reikiavik, la animada capital, y después se sigue la ruta en el sentido de las manecillas del reloj. Se para en Borgarnes, con su Settlement Centre, sus puntos de interés y deliciosos restaurantes. Se sigue hasta Stykkishólmur, una adorable aldea con vistas a una bahía salpicada de islotes. Si se dispone de más tiempo, desde aquí se puede hacer un desvío a la península de Snæfellsnes. En cualquier caso, hay que reincorporarse a la carretera de circunvalación, de la que se vuelve a salir para explorar los bonitos pueblos y los paisajes costeros de la península de Tröllaskagi antes de llegar a Akureyri, la capital oficiosa del norte del país. La región de Mývatn es un tesoro geológico y en Dettifoss se siente el poder de la naturaleza. En dirección este, un desvío lleva a Borgarfjörður Eystri, donde en verano abundan los frailecillos. Se descansa en Seyðisfjörður y luego se continúa el largo trayecto por el este entre fiordos de ensueño.

Se para en Höfn a comer cigalas y montar en motonieve para descubrir el extenso campo de hielo Vatnajökull. Visítese la laguna glaciar de Jökulsárlón o la vecina Fjallsárlón, donde gigantescos témpanos se desprenden de los glaciares y flotan hasta el mar. Skaftafell invita a una excursión; después se puede ir al sur, cruzando los campos de lava llenos de musgo y grandes deltas fluviales hasta Vík, con su fantástica playa de columnas basálticas y sus acantilados llenos de frailecillos. La excursión de Skógar a Þórsmörk visita un verdísimo valle interior. O continúese hacia el oeste por la carretera de circunvalación para ver las cascadas de Skogafoss y Seljalandsfoss y recorrer el Círculo Dorado: Gullfoss, Geysir, la grieta continental y la antigua sede del Gobierno en el Parque Nacional de Þingvellir. De regreso a Reikiavik se pasa el resto de los días charlando con lugareños, ya sea en las piscinas de aguas calientes o en los bares.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Encuentra la mejor época para ver las auroras boreales © Getty Images.

El verano trae multitud de visitantes que quieren viajar por carretera, caminar o divertirse con la permanente luz diurna, mientras que el invierno es la época de las aventuras árticas, de ver auroras boreales o de bañarse en una piscina

Encuentra la mejor época para ver las auroras boreales © Getty Images.
Desde el extremo suroeste de Islandia es fácil llegar a algunos de los lugares más representativos del país © Creative Family / Shutterstock.
En Islandia, todas las distancias se miden desde Reikiavik. Desde la capital se puede acceder a las distintas rutas para conocer los lugares más icónicos del país como el Parque Nacional de Pingvellir, la Cascada Gullfos o el Geysir. Algunas de ellas se pueden hacer en un día, otras requieren adentrarse en el terreno gracias a la carretera de circunvalación para poder visitar lugares tan mágicos como las cuevas del glaciar de Langjökull. Aquí encontrarás las mejores rutas para hacer desde Reikiavik en tu viaje.
Coche cruzando un puente © HRAUN / Getty Images.
Islandia es un país de paisajes inmensos comprendidos entre volcanes y montañas heladas. Es importante encontrar la mejor forma para recorrer sus carreteras y conocer las mejores formas de acceder a los lugares más remotos. En automóvil o autocaravana se puede recorrer Islandia libremente y al ritmo que uno prefiera; Los autobuses recorren el país de forma económica; El avión se ha convertido en una forma de transporte a la altura del coche; Conocer el país en bicicleta es toda una aventura y los Ferrys permiten conocer islas en las que están prohibidos los coches.