Día 4

Si este cuarto día coincide con un sábado, no hay que perderse el buen ambiente del mercado de Saint-Michel. Si no se corre esa suerte, se puede ir a comer ostras al mercado de los Capuchinos.

Por el puente de piedra se llega a la margen derecha, donde se encuentra el cambiante barrio de la Bastide. Se recomienda visitar el Darwin y, si hace buen tiempo, disfrutar de la orilla del río en los Chantiers de la Garonne o la terraza de Chez Alriq. Si se desea comprar productos gourmet hay que ir a Rue de la Porte Dijeaux para la especialidad de Dunes Blanches, unos bombones de Hasnaâ, unos cannelés de Baillardran o de La Toque cuivrée.

 

Tienda