Día 1

La aventura comienza en el Parque Nacional de Timanfaya, con un circuito en bus o, bajo reserva, una ruta a pie; también hay senderos libres en el vecino Parque Natural de los Volcanes, como la Caldera Blanca.

La Bodega de Santiago es un encanto para almorzar tras un paseo por las calles de Yaiza. No hay que perderse el pueblo marinero de El Golfo, con sus restaurantes (Costa Azul es un favorito) y sus puestas de sol.

Para saborear la noche, hay que deambular por el Charco de San Ginés y el pequeño casco histórico de Arrecife, antes de cenar en Lilium o el Restaurante Cala y tomar unas copas en La Miñoca o Nao.

 

 

Tienda