Día 1

La visita parte de la Mezquita-Catedral, sin olvidar subir a la torre ni pasear por el Patio de los Naranjos.

Hay que tomarse una cuña de tortilla en Santos y beber un botellín de cerveza La Mezquita en alguna terraza. Una buena opción para almorzar es El Churrasco. Se puede subir a tomar un té a la terraza del hotel Balcón de Córdoba o entrar en alguna de las teterías de la Judería y perderse por sus calles.

La tarde es para visitar la Sinagoga y los baños califales, relajarse al anochecer en algún ‘hammam’ y cenar comida sefardí en Casa Mazal, para terminar con un cóctel en Horno de San Luis.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.