Incursión fronteriza

Incursión fronteriza

La primera visita desde Edimburgo es Abbotsford, antigua casa de sir Walter Scott, seguida de una caminata por las hermosas abadías de Melrose y Dryburgh. Melrose es ideal para pernoctar, pues tiene una buena selección de hoteles y restaurantes.

El viaje continúa hacia el oeste por la A708 hasta Moffat a través del bonito paisaje en torno a St Mary’s Loch. En Dumfries, donde se pasa la noche, es posible visitar el primero de los lugares relacionados con el poeta escocés Robert Burns y desviarse para ver el imponente Caerlaverock Castle.

Después, se toma la A76 hacia Ayr, en el noroeste, y se pasa el resto del tercer día en Alloway, localidad natal de Robert Burns. En Ayr hay alojamientos de sobra.

La ruta sigue hacia el norte hasta Wemyss Bay, de donde zarpa el ferri a Rothesay, en la isla de Bute. Aquí se puede visitar Mount Stuart, una de las mansiones más espectaculares del país. Tras pernoctar, se vuelve a tierra firme para poner rumbo a Glasgow.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Vista del perfil de Edimburgo desde Calton Hill.

Royal Mile

La Royal Mile, una joya cercana a Holyrood Park, es una sucesión de calles que atraviesan la Old Town y conectan el

©PhotoFires/Shutterstock
El día después del Hogmanay, los juerguistas de Edimburgo se curan la resaca con un baño helador de Año Nuevo en el Annual Loony Dook.

De hecho, esta encantadora fiesta, cien por cien caledonia y disparatada, dura casi una semana a partir del día de Navidad y hasta bien pasadas las campanadas de medianoche del 31 de diciembre.

© Ian Melvin / Shutterstock
De aventuras al aire libre a museos orientados a la infancia, estas son las mejores actividades para niños en Escocia.

¿Escocia es un buen lugar para viajar con niños?

En Escocia generalmente se recibe bien a los niños y hay atracciones y B&B orientados a ellos en todo el país.

© Leon Harris / Getty Images